¡La base está…!

Volver a contratar a los All Blacks con más experiencia como Sam Cane, Ardie Savea, Joe Moody y Codie Taylor puede ser una victoria para NZ Rugby, sin embargo, existen múltiples razones para permanecer atentos a las intenciones de los clubes extranjeros.

Si bien las decisiones recientes de los forward Cane, Savea, Moody y Taylor de firmar extensiones de contrato más allá de la Copa del Mundo de 2023, uniéndose a Patrick Tuipulotu, Ofa Tuungafasi y Samisoni Taukei’aho para quedarse hasta 2025, es un respaldo al juego, el potencial de Los kiwis para ganar más dinero en Europa o Japón nunca han retrocedido, y es poco probable que lo hagan.

Desde que el juego se volvió profesional a fines de 1995, los All Blacks experimentados se han mudado al extranjero a un ritmo constante, generalmente al final de los ciclos de la Copa del Mundo, para maximizar su potencial de ganancias antes de su retiro.

A pesar de estas amenazas, los All Blacks experimentados siguen comprometidos a quedarse hasta la Copa del Mundo en Francia; Incluidos en ese grupo están los segunda líneas Sam Whitelock, Brodie Retallick y Scott Barrett y el hooker Dane Coles, junto con los backs Aaron Smith, Brad Weber, TJ Perenara, Beauden Barrett, Jack Goodhue y Anton Lienert-Brown.

NZ Rugby también ha tenido que ser flexible. En los últimos años, ha retrocedido en su posición de que los jugadores deben participar en el Super Rugby para representar a su país, lo que permite a los All Blacks llegar a acuerdos importantes en Japón.

Beauden Barrett, Retallick, Whitelock, Perenara, Tuipulotu y Damian McKenzie (el último par se encuentra actualmente en ese país y no jugará para los Blues y Chiefs en 2022) no serán los últimos en beneficiarse del cambio de política.

Si bien NZ Rugby tiene motivos para celebrar la decisión de Cane, Savea, Moody y Taylor de volver a comprometerse con el seleccionado de su país, el director ejecutivo Mark Robinson acepta que sería una locura creer que la pérdida de jugadores está disminuyendo.

“Todavía existe una amenaza significativa de los mercados extranjeros, en relación con la retención de jugadores”, dijo Robinson.

“Probablemente haya visto un ligero debilitamiento en el mercado del Reino Unido, pero no estamos seguros de cuánto tiempo durará”.

Aunque NZ Rugby paga a los mejores All Blacks alrededor de $ 1 millón de dólares neozelandeses al año, posiblemente más, nadie necesita recordarle la necesidad de ser prudente con sus finanzas. Una pérdida de $ 34.6 millones en 2020, un reflejo del caos creado por Covid-19, potencialmente será seguida por un resultado de equilibrio para este año.

NZ Rugby podría haber estado en una mejor posición para preparar a la próxima generación de All Blacks si el acuerdo con la firma estadounidense de capital privado Silver Lake, a la que inicialmente se le había ofrecido una participación del 12.5 por ciento en el juego, hubiera sido aprobado por los jugadores, pero con este revés ahora en segundo plano, NZ Rugby debe buscar otras formas de aumentar sus ingresos.

www.stuff.co.nz

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.