¿Nombres si o no en las camisetas de rugby?

La Serie de Naciones de Otoño ha visto a Inglaterra, Escocia, Italia y Japón optar por usar los nombres de los jugadores en sus camisetas en un intento por acercarse a los fanáticos a los jugadores.

La Rugby Football Union (Unión de Inglaterra) fue una de las primeras en tomar esta decisión alegando que esperaban que el resto de los equipos se animara y continúe con su ejemplo.

“Estamos encantados de presentar los nombres de los jugadores en la parte posterior de las camisetas de Inglaterra para nuestros partidos internacionales masculinos este otoño. Esperamos que esto nos guíe para considerar los nombres en las camisetas para promover aún más a nuestros jugadores internacionales de clase mundial de Inglaterra que participan en otros torneos internacionales en el juego masculino y femenino”, dijo uno de los directivos de RFU, Bill Sweeney, antes de la ventana de noviembre.

“Si bien los fanáticos y los jugadores siempre se enorgullecerán de enarbolar la bandera y usar la rosa para apoyar a los equipos de rugby de Inglaterra, creemos que los nombres de los jugadores en las camisetas pueden tener el potencial de acercar a los hinchas a las estrellas internacionales de nuestro deporte la cual nos parece una muy buena iniciativa”.

Escocia, Italia y Japón hicieron lo mismo, poniendo nombres en la parte posterior de sus camisetas, algo que es más común en el rugby de 7s pero raro en el XV.

Los nombres en las espaldas de los jugadores impulsan la inclusión de nuevos seguidores que van desde una comprensión básica del juego hasta ninguna comprensión.

Los nombres permiten la identificación rápida de los propios jugadores, lo que algunos pueden argumentar que ya se logra a través de números específicos de posición. Sin embargo, es posible que los más nuevos en el juego no sepan quién está en la alineación inicial o incluso en el plantel.

Como resultado, los fanáticos pueden darse cuenta de qué jugadores resuenan con ellos en términos de estilo o conjunto de habilidades. Por ejemplo, los espectadores ocasionales pueden seguir a jugadores populares como Marcus Smith y rastrearlo en la cancha, obteniendo una mejor comprensión del papel de un apertura mientras conocen al resto del equipo a través de sus nombres accesibles.

Propiedad
Los nombres en las camisetas fomentan una mayor propiedad por parte de los jugadores y fanáticos. Desde el punto de vista de un jugador, particularmente en el nivel de test match, es una batalla para llegar a ser titular y una guerra en la mayoría de los casos para mantenerse en el equipo. Al poner nombres en las camisetas, hay una plena comprensión de que ellos se han ganado completamente la camiseta para ese juego específico.

El ex maorí All Black Bryn Hall tocó el tema a principios de este año, afirmando que estaba de acuerdo con el concepto.

“Para nosotros como jugadores, sé que realmente lo disfruto. Me encantaría ver que eso suceda, y quizás sea algo que pueda suceder en el futuro, con suerte”, dijo Hall al Aotearoa Rugby Pod.

Marketing e ingresos
Otro tirón significativo para los nombres en las camisetas. El fútbol hace un uso brillante de esto al vender las camisetas de los jugadores como una importante fuente de ingresos.

Tomemos como ejemplo la transferencia de Cristiano Ronaldo al Manchester United en 2021, donde el club supuestamente vendió £187 millones en camisetas con su nombre en la parte posterior solo 10 días después de su llegada.

Es cierto que es un ejemplo extremo dada la alucinante popularidad de la estrella, pero claramente subraya el potencial de marketing e ingresos.

Considere cuántos clubes y uniones en la esfera del rugby están luchando financieramente en todo el mundo. Tiene que haber formas innovadoras de generar interés en el deporte y, a través de eso, mejores ingresos. Los nombres en las camisetas podrían ser el comienzo de eso.

Desafortunadamente, dado lo nuevo que es el concepto en la práctica, es demasiado pronto para decir con certeza si puede, de hecho, tener un impacto lo suficientemente significativo en los ingresos. Sin embargo, esto es sin duda un comienzo.

El concepto en sí, aparte de los tradicionalistas que intentan aferrarse a lo que ha sido el juego durante un período prolongado, tiene pocos defectos y es hora de que el rugby innove y continúe presionando para ser más influyente en todo el mundo.

Dado que los nombres en las camisetas pueden ser bienvenidos para los nuevos seguidores, les da propiedad a todas las partes y podría generar más ingresos, debería ser algo considerado en todos los ámbitos, con la Copa Mundial de Rugby 2023 como objetivo para impulsar el concepto y, posteriormente, el juego.

planetrugby.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.