Romain Poite: “Me alegra decir que cometí un error porque soy humano”

Romain Poite ha hablado con franqueza sobre su carrera como árbitro, al tiempo que reconoció abiertamente los errores cometidos al sacar una tarjeta amarilla a Bismarck du Plessis en 2013, y durante el tercer test entre los B&I Lions y Nueva Zelanda.

Poite, que ha polarizado opiniones y ha estado en el centro de algunas decisiones arbitrales controvertidas, se ha abierto a Rugby Pass sobre su filosofía sobre el deporte.

“Me gusta la equidad y la justicia. Fue un gran honor encontrar algo mal que sucedió y ayudar a las personas en una sociedad que a veces está desequilibrada”.

“Como en la cancha, como policía tratamos de dar la oportunidad a todos de entender la vida y sentirse cómodos. A veces encontramos la solución, pero a veces tuvimos que enviarlos a la cárcel. Lo principal era tener presente no juzgar a nadie. Ves el problema, te conectas con la ley, resuelves el problema”.

Poite admite abiertamente que ha cometido errores en su carrera, pero insiste en que es simplemente inevitable.

“Lo principal para un árbitro es salir de la cancha sin quejas sobre el arbitraje. Desafortunadamente, tenemos debilidades. Hacemos algunas cosas bien y otras mal. Trabajamos en lo que hicimos mal para mejorar y respetar a las personas”.

Los hinchas sudafricanos recordarán a Poite por mostrarle a Bismarck du Plessis una tarjeta amarilla por una entrada legal a Dan Carter en un partido de alto riesgo durante el Rugby Championship.

Poite recuerda las consecuencias de ese partido que involucró a los hinchas sudafricanos pidiendo que nunca arbitrara otro test y una caricatura que aparecía de él siendo decapitado.

“En 2013, Nueva Zelanda vs Sudáfrica, me equivoqué con la primera tarjeta amarilla. Desafortunadamente, después tuve que pedirle perdón a Bismarck du Plessis por una decisión equivocada”.

“Ese fue un partido increíble; Vi muchos, muchos partidos Nueva Zelanda-Sudáfrica en el Rugby Championship y fue como una final para mí. Estaba muy orgulloso de conseguir esa oportunidad”.

“La oportunidad es buena cuando te va bien, pero esa fue una mala. Lo principal fue que mi hija mayor estaba en Facebook, me vio, me cortaron la cabeza, algo así. Se trataba más de mi familia. Simplemente trabajé en mi juego, trabajé en mi trabajo, trabajé en lo que salió mal y en lo que tenía que mejorar, y lo hice”.

El otro momento que Poite siente que lo perseguirá para siempre es su decisión de no otorgar un penal en el test final de la serie de los Lions 2017. El hooker Ken Owens jugó la pelota en una posición fuera de juego, pero Poite consideró que había sido accidental y le otorgó a Nueva Zelanda un scrum y no un tiro a los postes para ganar la serie”.

Poite reconoce que la decisión fue incorrecta, pero dice que incluso World Rugby apoyó su decisión.

“Mucha gente me llamó después del partido y me dijo: ‘Eso fue un error, pero fue justicia, la decisión correcta”.

“Incluso la dirección del personal de World Rugby me llamó. Pero dije que me pagan por tomar una gran decisión al final del partido. Esa era mi preocupación”. Sin embargo, la decisión de Poite volvió a ponerlo en el centro de atención y el francés reconoce que se arrepiente de haberlo hecho.

“Te puedo prometer que cuando volví al vestuario, destruí todo, porque estaba enojado conmigo. Sentí que el arbitraje en esa gira de 2017 fue genial. ¿Y qué recordaremos? Solo la última decisión de la gira.

“Estaba enojado por mí, porque destruí los sentimientos de todos sobre el arbitraje en general. Es un grupo, es un equipo, es una familia. En mi opinión, hice mal a los demás. Apoyo mi error; Me alegra decir que cometí un error porque soy humano”.

www.sarugbymag.co.za

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.