Este viernes se lanza la nueva Liga Japonesa de Rugby

La temporada de rugby de Japón comienza el viernes con grandes ambiciones, nombres de equipos difíciles de nombrar y un cambio de marca que ha dejado a algunos fanáticos preguntándose qué versión del deporte verán.

Los dirigentes del rugby japoneses quieren crear “la mejor liga del mundo” con el mejor jugador de la Copa del Mundo 2019 Pieter-Steph du Toit y los australianos Samu Kerevi y Quade Cooper entre los talentos extranjeros de mayor renombre.

Los organizadores también planean invitar a equipos del hemisferio sur a jugar contra clubes japoneses en “partidos transfronterizos” especialmente.

Pero el nuevo nombre de la competición de rugby, Japan Rugby League One, ha confundido a algunos con su aparente referencia a la versión del rugby league (13 jugadores). Y otros se han quedado mudos por nombres de equipos renombrados como NTT Communications Shining Arcs Tokyo-Bay Urayasu y NTT DoCoMo Red Hurricanes Osaka.

El lanzamiento también se vio ensombrecido por un olor a escándalo, con NEC Green Rockets Tokatsu despidiendo a Blake Ferguson esta semana después de que el ex internacional de la liga australiana de rugby fuera arrestado por cargos de drogas.

La Japan Rugby League One de tres niveles, que reemplaza a la antigua Top League, se lanza con una obra maestra en el estadio olímpico de Tokio el viernes.

“Cuando se presentó la oportunidad, no lo pensé dos veces”, dijo Du Toit, que se ha unido a Toyota Verblitz, tercera línea de los Boks.

“Creo que el rugby en este momento en Japón es un juego realmente rápido y muy habilidoso y probablemente esa es la forma en que va el juego en el futuro”.

Du Toit es uno de los jugadores internacionales de alto perfil que se han mudado a Japón en los últimos años.

El capitán de Australia Michael Hooper y el neozelandés Beauden Barrett estuvieron allí la temporada pasada, mientras que los Springboks ganadores de la Copa del Mundo Malcolm Marx y Willie le Roux regresan para la nueva temporada.

El director de operaciones de la Japan Rugby League One, Hajime Shoji, dijo a AFP que los equipos seguirán atrayendo a los mejores jugadores extranjeros, que se sienten atraídos en parte por los salarios que se ofrecen.

Y dijo que hay planes para invitar a los equipos del hemisferio sur a Japón para que jueguen contra los campeones de la liga.

“Una cosa que es diferente de lo que sucedió antes es que estamos mirando hacia el resto del mundo y tratando de conectarnos”, dijo.

Fichajes llamativos
Las posibilidades de los clubes japoneses de fichar a más grandes nombres se han visto impulsadas por la flexibilización de la llamada “Ley Giteau”, que prohíbe a los jugadores extranjeros representar a Australia a menos que hayan aparecido en al menos 60 test con la camiseta de los Wallabies.

Una leve relajación de la regla significa que más jugadores sean elegibles para jugar para el seleccionado australiano mientras ejercen su oficio con equipos en el extranjero.

Kerevi, Cooper y Sean McMahon jugaron para Australia el año pasado manteniendo sus lucrativos contratos con clubes japoneses. Pero es poco probable que haya un retiro del mercado para el ex jugador de Wallaby, Israel Folau, quien se unió a Shining Arcs para la nueva temporada.

Folau fue despedido por Rugby Australia en 2019 por decir “el infierno aguarda” a los homosexuales.

“Hasta ahora ha sido maravilloso, es un gran hombre y ha estado haciendo muchas cosas maravillosas para el equipo”, dijo Shane Gates sobre su controvertido nuevo compañero de equipo.

“Quedarnos atrapados en lo que sea que haya pasado antes no nos ayudará como equipo”.

Raíces locales
Si bien los fichajes llamativos han acaparado los titulares de los medios de rugby japonés, el mayor cambio para la nueva liga es la forma en que operan los clubes.

Anteriormente, se dirigían como divisiones de gigantes corporativos como Toyota y Panasonic y los partidos de liga los organizaba la Unión Japonesa de Rugby.

Ahora, los clubes son responsables de sus propias operaciones de la jornada y de la búsqueda de patrocinadores, y deben jugar sus partidos en una “zona local” designada, tomando las medidas necesarias para encontrar un estadio permanente.

Los clubes también han adoptado nuevos nombres en un intento por alejarlos de sus raíces corporativas y establecer vínculos con las comunidades locales.

Los dirigentes de la liga están ansiosos por reavivar la emoción generada por la Copa del Mundo de 2019, que fue vista por millones de japoneses.

El lanzamiento de la nueva liga se retrasó por la pandemia de Covid, pero el sudafricano Gates cree que no es demasiado tarde para recuperar el impulso.

“Creo que el mundo ha visto el crecimiento de la selección japonesa de rugby”, dijo.

“Creo que ahora esperan que la competencia nacional también pueda dar ese paso”.

Fuente: AFP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.