Ian Foster: “Mi expectativa es que soy el entrenador de los All Black”

Ian Foster dice que espera ser el entrenador de los All Blacks por el resto del año y más allá, aunque la mirada de resignación en sus ojos mientras se preparaba para tomar el avión de regreso a Nueva Zelanda desde Johannesburgo sugería que era muy consciente de que era un proceso que se desarrollaría más allá del resultado del sábado.

Foster habló con los medios neozelandeses en la gira con el equipo justo antes de partir de su hotel de Sandton este domingo a la hora del almuerzo, y estaba claro que la conferencia de prensa siempre tan extraña del director ejecutivo de New Zealand Rugby, Mark Robinson, ese mismo día se había filtrado hacia él.

Robinson no pudo respaldar notablemente a Foster luego de la victoria de los All Blacks por 35-23 sobre los Springboks en Ellis Park, habló sobre querer que la gente “llegue a casa con sus familias”, confirmó que habría un proceso de revisión que informó una reunión con la dirigencia a finales de esta semana y dejó en claro que el trabajo del entrenador estaba muy en juego.

Si usted fuera una persona de apuestas, no vaciaría la cuenta en el entrenador manteniendo su trabajo, incluso si se hubiera logrado un gran avance en el resultado de Ellis Park, que rompió una racha de tres derrotas, retuvo la Freedom Cup y se puso nuevamente en camino en el Rugby Championship.

Todo lo que dijo Robinson este domingo, que fue poco y mucho, apuntaba a un proceso que ya estaba en marcha para instituir un cambio en la cima de los All Blacks, sin que él lo dijera. Tal vez haya un replanteamiento, pero el director de NZR ciertamente no estaba apuntando contra Foster.

“Él tiene un trabajo que hacer, pero yo estoy a punto de subirme a un avión, irme a casa y pasar tiempo con mí familia. Estaré junto a mis seres queridos”, dijo Foster. “Mi expectativa es que soy el entrenador de los All Black y [el próximo] fin de semana iré a Christchurch y me reuniré para un equipo hasta que me digan algo diferente”.

Foster dijo que no estaba seguro de lo que implicaba el proceso de revisión (notable aunque solo sea porque los All Blacks nunca se ponen bajo el microscopio dos partidos en una temporada), pero agregó: “Lo que sí sé es que es trabajo de la gente reflexionar sobre dónde estamos y para tomar decisiones. Estoy seguro de que me lo dirán”.

Hay mucha especulación en torno a la discordia entre los All Blacks y el NZ Rugby, una afirmación que Robinson negó enfáticamente en su llamada, y la respuesta de Foster fue reveladora cuando se le preguntó si sentía que tenía el respaldo de sus jefes.

“Ciertamente siento que tengo el apoyo y el respaldo de los All Blacks y creo que tengo el apoyo… Creo que NZ Rugby… Supongo que hay procesos por los que quieren pasar para decir eso categóricamente. Lo que sí sé es que para entrenar a este equipo hay que tener un apoyo categórico”.

Lo que sí sabe es que hay una especie de presiones para el Head Coach después de los últimos resultados, por eso deberá dar respuestas al caso.

“Te acostumbras a tener que rendir todo el tiempo, y eso es triste. Y me acostumbro al lado personal, pero esa es la naturaleza del trabajo. Son las distracciones que les pido a los jugadores que dejen de lado cuando salimos a un partido internacional… y, con toda honestidad, creo que el grupo me ha estado exigiendo eso: deja de enojarte, sigue adelante y haz tu trabajo. A veces la respuesta está en la simplicidad de eso”.

También está convencido de que es mejor entrenador por lo que ha pasado: “No hay manual en este trabajo. Tienes que confiar en ti mismo, confiar en las personas con las que trabajas, luego debes estar abierto a las diferentes ideas que recibes y ponerlas en un plan. Soy un entrenador diferente a lo que era hace 12 meses. El año pasado ganamos 12 de 13 y nadie hablaba de nosotros. Lo que este equipo aprende es que cuando las cosas salen mal, ciertamente todos salen a criticar”.

Foster, por lo demás, se mostró optimista antes de la partida después de una victoria en Ellis Park que le gusta pensar que podría ser una “plataforma de lanzamiento” para este grupo, así como una declaración de sus credenciales. Su equipo mejoró en todos los ámbitos en su mejor actuación bajo su mandato.

“Vi a un equipo All Blacks jugar con mucho orgullo y alcanzar los niveles que realmente queremos alcanzar”, dijo. “Estoy complacido con la forma en que enfrentamos los desafíos que tuvimos y complacido de que el equipo esté creciendo a través de un poco de adversidad. Desearíamos que el camino fuera más tranquilo, pero desafortunadamente la vida te pone algunas curvas.

“Miras tres [derrotas] seguidas y esa es una adversidad que muchos de este grupo, incluyéndome a mí, no han tenido. Nuestra mentalidad era tratar de hacer crecer el equipo. Tenemos un objetivo absoluto para una Copa del Mundo el próximo año y, en muchos sentidos, esto debe ser una plataforma de lanzamiento para eso. No estoy resentido por nada de lo que ha pasado en las últimas tres semanas. Lo estamos usando de la manera correcta para impulsar un equipo que está unido, tiene una mentalidad de crecimiento y quiere jugar para este país”.

Y, por supuesto, la vida sigue. Así que tarde en la noche del sábado, mientras bebía un vino tinto tranquilo y reflexionaba sobre una noche llena de acontecimientos en la fortaleza de los Boks, su mente pronto se volvió hacia el próximo enemigo, Argentina.

stuff.co.nz
Créditos: stuff.co.nz

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.