Ignacio Busso: “Cada logro chiquito para nosotros es un objetivo cumplido”

El miércoles 2 de marzo fue un día muy especial para toda la comunidad del Córdoba Rugby; un grupo de personas encabezadas por Ignacio Busso, que fue jugador de rugby y en la actualidad es entrenador, dio luz a un proyecto que venía trabajando desde el año pasado: Toros XV, el primer equipo Mixed Ability de la ciudad.

“Estamos muy contentos, superando expectativas. Vinieron cuatro chicos y pronto seremos cinco. Esperamos que pronto podamos ser más y de a poquito ir creciendo”, dice entusiasta a Mundo D Busso.

Y continúa: “Estamos abarcando distintos géneros, discapacidades y franja etaria. Se van sumando de a poco, es un proceso en el vamos respetando los pequeños logros. Queremos que venga más gente, que se haga más conocido”.

El objetivo es seguir sumando personas a la práctica del rugby inclusivo y quienes se animen a probar el deporte puede comunicarse a través del Instagram de Toros XV o bien acercarse los miércoles a las 18.30 a las instalaciones del Liceo, donde desarrolla sus actividades Córdoba Rugby.

“Cada logro chiquito para nosotros es un objetivo cumplido. De ahí hasta que formemos el grupo para que juguemos al rugby para divertirnos en un nivel medio o inicial va a llevar su tiempo. Tenemos que trabajar internamente para dejar la ansiedad de lado y empezar desde lo básico”, cuenta “Nacho”, que además es acompañante terapéutico.

La idea comenzó a plasmarse en diciembre de 2021 y el disparador fue una publicación de Pumpas XV, el gran referente del rugby inclusivo Mixed Ability a nivel nacional. En la provincia, Caburé, el equipo de Urú Curé, es el pionero en la región.

La modalidad permite jugar un rugby convencional donde es obligatorio incorporar mínimamente personas con discapacidad intelectual en la alineación de 15 jugadores. Un medio de inclusión donde personas con y sin discapacidad intelectual o diversidad funcional, interactúan ofreciéndose apoyo constantemente en cada ocasión que aparecen las necesidades de cada integrante del equipo y mejorando su calidad de vida.

“Nuestro proyecto terminaría la primera etapa a mitad de año, después de eso hay que evaluar qué población tenemos y qué condiciones. A los chicos menores de 13 años probablemente los involucremos en las divisiones convencionales, con un acompañante o guía, pero a los mayores, que entrarían en juveniles y es muy competitivo, los llevaríamos para el Mix Ability”, explica y asegura que la actividad está dirigida al ámbito social y educativo.

Por Gabriela Martín
www.mundod.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.