¿Los All Blacks pueden ganarle a los seleccionados europeos en noviembre?

Tan dramática como su victoria en Johannesburgo el mes pasado, y no parecía tan enfática en el marcador como la paliza de Argentina por más de 50 puntos, pero la victoria de Nueva Zelanda 40-14 contra Australia fue el día en que los hombres de negro redescubrieron su vieja magia.

Hubo una gran eficiencia al frente y claridad detrás del scrum. El partido del sábado en Auckland se agotó, ya que Nueva Zelanda selló el Rugby Championship, pero hubo suficiente de los viejos All Blacks para recordar a sus críticos que hay un equipo capaz de vencer a cualquier seleccionado del mundo en su día.

Una advertencia: no sería prudente emocionarse demasiado con la exhibición dominante del equipo en sus últimos dos encuentros. Francia e incluso Inglaterra presentarán a los All Blacks más problemas que un pack de forwards Wallaby destartalados y plagados de lesiones.

Sin embargo, parte de su juego de backs fue brillante. A ningún equipo le hubiera gustado enfrentarse a los hermanos Barrett en tándem, con Jordie como centro y Beauden vistiendo la camiseta de fullback más habitual de su hermano.

No hubo suerte en la forma en que abrieron Australia, pero se necesitó una mala fortuna para que los habituales centros de Ian Foster encontraran este equilibrio. David Havili no estuvo disponible debido a una lesión en la cabeza. Fue reemplazado en Melbourne por el número 12 de segunda opción, Quinn Tupaea, quien estará fuera por el resto de la temporada después de romperse los ligamentos de la rodilla izquierda más adelante en el juego.

La opción que no se había probado antes era cambiar al fullback sólido como una roca, Jordie Barrett, a la posición de N° 12, y comenzar con Beauden como 15, donde jugó en la derrota de semifinales de la Copa del Mundo de 2019 ante Inglaterra. Esta vez, con Richie Mo’unga tirando de los hilos como apertura, funcionó de maravilla. Jordie es un gran jugador, y además rápido. Corrió derecho y de manera correcta. Mo’unga siempre avanzaba a la siguiente fase. En situaciones defensivas, estaba bien posicionado para asumir el papel de segundo pateador al touch en las raras ocasiones en que Australia presionaba al apertura. Además de su juego de carrera y patadas, su distribución fue excelente.

El nuevo eje 10-12 fue un éxito por derecho propio, pero la genialidad que Beauden agregó desde atrás redefinió la amenaza de ataque de los All Blacks. Cuando corría, era esquivo, un metro extra de velocidad en los canales anchos para desviar a Australia y crear más espacio para el centro, Rieko Ioane. Pero fue el toque y la sincronización de sus pases, y la creatividad de su juego de patadas, lo que le causó esos problemas a Australia. Desde el número 15 aparece donde quiere en ataque. El doble propósito 15-10 fue demasiado para los Wallabies. No fue una coincidencia que Will Jordan volviera a estar en su mejor momento, entrando por el centro de la cancha desde la punta derecha para recolectar las patadas más sutiles de Beauden Barrett y anotar los tries más impresionantes.

Beauden ha sido ineficaz como apertura. Ha parecido apurado. Pero como 15 pudo utilizar su indudable genio del rugby, ya sea para abrir a Australia con sus pases o estirarlos por todo la cancha con un juego de patadas que encontró espacio, patada tras patada. No hubo un arranque sin rumbo de la pelota.

Hace unas semanas, se consideró los roles de doble propósito de un número 10 y 15 con un jugador completo, Santiago Carreras de Gloucester, ascendiendo al número 10 y siendo una de las historias de éxito de las primeras fechas del Rugby Championship. El sábado se puso en práctica el mismo principio; esta vez con el apertura hacia atrás.

Si Foster, se apega a esta combinación de 10, 12, 15, Nueva Zelanda es peligroso. Pero no hay garantía de que no vuelva a Havili, su centro de primera elección, cuando esté disponible.

La selección de Foster y la consistencia de su equipo (quizás la una relacionada con la otra) te deja pensando que los ganadores del Rugby Championship 2022 tienen la capacidad de vencer a cualquier seleccionado, pero cualquier otro equipo podría vencerlos. Irlanda, Argentina y Sudáfrica han prevalecido contra ellos, y Australia los venció salvo un arbitraje dudoso.

Por agradable que haya sido ver a los kiwis lucirse el sábado, no tiene sentido pretender que Australia era otra cosa que caótica: un equipo cansado, agotado. La intensidad del juego internacional pasa factura en un torneo así. Completamente en forma, los Wallabies no deben ser subestimados, pero carecen de la fuerza en profundidad para ganar esta competencia o, para el caso, la Copa del Mundo.

El mismo comentario se aplica a Los Pumas. La victoria en los All Blacks, una victoria en Argentina contra los Wallabies y un esfuerzo competitivo contra Sudáfrica fueron meritorios, pero para el tiempo completo del sábado, el pack sudafricano los terminó doblegando en su camino hacia una victoria por 38-21.

Desde el triunfo en la serie contra Escocia hasta la demolición de Durban, hemos sido testigos de cómo un grupo de Puma lucha por vivir con los mejores. Al igual que Australia, pueden ofrecer una peligrosa oposición única, pero no tienen esperanzas de llegar hasta el final en Francia.

En cuanto a Sudáfrica, tienen algunos de los mejores forwards del mundo, una defensa feroz y algunos backs peligrosos. Pero han tenido problemas para controlar los procedimientos del 8 al 10 durante todo el año.

Desde Jasper Wiese hasta Handre Pollard, a menudo lesionado, los campeones del mundo están escasos de hombres para dar forma y controlar un test match. Si el rugby internacional va a dar un vuelco en Francia 2023, sería importante que los cuatro seleccionados del hemisferio sur tengan una destacada actuación en la próxima ventana internacional de noviembre.

Fuente: The Times, Londres

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.